El primer hombre en la luna

1/1 · Por HBO

Este mes en HBO, disfrutaremos de El primer hombre en la luna (First Man, 2018), dirigida por Damien Chazelle.  Chazelle no es sólo uno de los directores más reconocidos Hollywood en la actualidad, sino que además tiene la suerte y el privilegio de ser el cineasta más joven (treinta y dos años) en ganar el Oscar. Lo logró gracias a La La Land, su tercer largometraje protagonizado por Ryan Gosling y Emma Stone y que causó sensación en los cines aquel año de 2016 por su encantamiento musical.

De hecho, los dos filmes anteriores de Chazelle también tuvieron que ver con la música. Estos son: Guy and Madeline on a Park Bench (2009), que se centra en la vida de un trompetista de jazz, y Whiplash (2014), la historia de un chico que entrena duro, más allá de los límites, para ser baterista. Whiplash, cabe destacar, le dio a J.K. Simmons el Oscar, el Globo de Oro y el BAFTA, entre otros premios, a mejor actor de reparto.

No es de extrañar que Chazelle tenga esta relación cercana con la música. Se sabe que estudió Artes Visuales en Harvard pero también que tomó clases de batería en la escuela de Princeton donde hizo la secundaria. Digamos que la música —y en específico el jazz— fue su segundo gran amor. De allí que resulte natural que sus primeras dos películas giren en torno al universo de la música. De allí también que sea curioso que su siguiente proyecto después del Oscar no tenga que ver con la música, sino con un astronauta.

El primer hombre en la luna se centra en la vida de Neil Armstrong, el primer hombre que puso pise sobre la luna. Estamos en el cuatro trabajo de Chazelle ante un drama que muestra un momento histórico importante y las circunstancias no siempre conocidas por el público que se encuentran detrás de la vida de este astronauta que puede ser considerado un héroe moderno.

Así, Chazelle parece apartarse de sus intereses comunes. No obstante, cabría recordar un poco que la madre del director, Celia Martin, fue profesora de historia, y su padre un científico experto en computación. Por allí, como se ve, la ciencia y la historia se unen, y quizás, especulando un tanto, venga algo de ese interés del director por el viaje de la misión Apollo 11 en aquel ya lejano año de 1969.

Se antoja por igual curioso saber que Armstrong, cuando estuvo en la universidad, escribió y codirigió dos musicales y tocó el bombardino barítono en la banda marcial de la Universidad Purdue, así como, ya se ha visto, Chazelle aprendía música mientras estudiaba para hacer cine. Con todo, estos detalles en la vida de Armstrong no son mostrados en la película, y discúlpese el decir o el no decir de la trama. Posiblemente Chazelle conoció tales aspectos, pero quién sabe si tenga mayor importancia.

            Lo cierto es que el director sí repite con actor protagonista: allí, metido en la piel del astronauta se encuentra Ryan Gosling, quien fuera su llave en la oscarizada La La Land. Gosling, que aunque en los últimos años ha puesto todo su empeño por trabajar junto a directores de altura y hacer un cine mucho más artístico, cantó y bailó en su pasado como un miembro del Club Disney, junto a futuras súper estrellas del pop como Justin Timberlake. Así que de allí que su participación en La La Land estuviera al dedo, y de allí también que se embarcara en el siguiente proyecto de Chazelle para encarnar a un personaje complejo, difícil de capturar en una sola dimensión como fue Neil Armstrong, este hombre tozudo con su carrera y al mismo tiempo atrapado en un dolor que quién sabe si hubiera sido mejor dejarlo estallar en lugar de mantenerlo bajo llave detrás de mil puertas. El estilo de actuación de Gosling en este sentido es ideal: siempre la de un hombre contenido pero con profundas heridas que tapa con montañas y montañas de silencio.

            Así, Chazelle nos entrega El primer hombre en la luna, su cuarto largometraje sin música y luego de las candilejas de La La Land, un riesgo con todas de la ley. El resultado es un excelente film dramático que registra un hito histórico y también el alma de un hombre atravesado por profundas cicatrices que más bien parecieran heridas vivas.

            No te pierdas, El primer hombre en la luna, este mes, por HBO.

  • Copiar Enlace

Suscríbete a HBO

No te quedes afuera. Disfruta de los contenidos del momento.

¡Quiero HBO!