Wildlife

13/2 · Por HBO · Lectura de 3 min.

HBO Mundi nos trae Wildlife, el primer y sólido film del actor Paul Dano, un estremecedor drama protagonizado por Carey Mulligan, Jake Gyllenhaal y Ed Oxenbould.

“En el otoño de 1960, cuando yo tenía diez y seis años y mi padre pasaba un tiempo en crisis y sin trabajar, mi madre conoció a un hombre llamado Warren Miller y se enamoró de él”. 

Así comienza la novela de Richard Ford que inspira Wildlife (2018), el primer film de Paul Dano. Allí, en la frase que da inicio, tenemos una época: los sesenta, y una familia pequeña: un padre, una madre y un chico. Una familia con una vida como la que se esperaba —y se espera— de una familia normal en Estados Unidos. 

El padre, Jerry (Jake Gyllenhaal), es un empleado de un club de golf y, aunque no parece ganar mucho, le da para mantener a la familia. La madre, Jeanette (Carey Mulligan) se ha dedicado a ser ama de casa, y así la llevan, sin grandes lujos, pero en paz. Allí, al cuidado de aquella pareja, está Joe (Ed Oxenbould), un chico adolescente pero serio, con gran carácter. Desde de él, tal como lo plantea Ford en la novela homónima, miraremos la historia. Desde él, sentiremos la belleza y el dolor de Wildlife.

Cierto día, Joe sabrá que su padre ha sido despedido, y lo verá deprimido y alejado de sus afectos, sin saber bien qué hacer. Verá también a su madre, Jeanette, ponerse a dar clases de natación, intentando producir algo de dinero, el único posible para la familia en aquel momento. Entonces ocurre algo inesperado: comienzan a incendiarse los bosques y el padre de Joe parece recibir una revelación, una vuelta a los razones de estar vivo. Sin más, se lanza como voluntario al duro oficio de apagar fuegos, con una paga mínima, pero arrastrado por una obsesión que lo mantiene en pie. Lejos, todo esto lejos de casa, en lo que parece ser una separación matrimonial, escamoteada, pero evidente.

Jeanette comenzará a salir por las noches. Joe presenciará el cambio de sus trajes, sus llegadas tardes y sus borracheras. Sin duda, ella también entrará en crisis y empezará a buscar un sentido de vida. En algún momento, irremediablemente, llegará el amor en la figura de otro hombre. 

Y Joe, por supuesto, estará allí, no como simple testigo de la debacle del matrimonio de sus padres, sino siendo parte del hundimiento mismo.

Wildlife

Paul Dano, joven y reconocido actor de talento, se arriesga y sale airoso con su primera entrega. Ya desde la actuación, viene demostrando que tiene madera para los asuntos serios. En Little Miss Sunshine (2006) de Jonathan Dayton y Valerie Faris, fue un adolescente conflictivo que juró mantener silencio hasta cumplir su sueño de convertirse en piloto de pruebas. En There Will Be Blood (2007), de Paul Thomas Anderson, interpretó a un predicador obsesivo, avaricioso y vengativo. En Prisoners (2013), de Denis Villeneuve, encarnó a un personaje roto y oscuro que pasó por asesino de niños. Dano, como se ve, no ha trabajado con cualquiera. Agréguese que justo ahora está metido de cabeza en la filmación de The Batman, a estrenarse en 2021, donde hará nada más y nada menos que de El Acertijo.

Este, su primer trabajo detrás de cámara, tiene mucho de obra teatral, mucho de diálogos poderosos y confrontados, aunque también cuenta con excelentes momentos de imágenes poéticas. Las actuaciones, por la naturaleza del film, son sumamente importantes.

Jake Gyllenhaal aporta fuerza y fragilidad a su personaje cuando le toca el turno, pero son Oxenbould y Mulligan los que cargan con el mayor peso dramático y actoral.

Gyllenhaal, el más conocido de los tres, tiene un amplio recorrido a la búsqueda de crecerse como actor de filmes diferentes. Se le recuerda por el extrañísimo y fabuloso film Donnie Darko (2001) de Richard Kelly, y más recientemente por su rol del enigmático detective de Prisoners y por su magnífica doble actuación del escritor atormentado y esposo/personaje que pierde a su mujer y a su hija en Nocturnal Animals (2016) de Tom Ford. Por cierto, Gyllenhaal también hizo un doble papel en otra joya de Villeneuve, Enemy (2013), basada en una novela de Saramago.

La británica Carey Mulligan viene por igual desarrollando una carrera de papeles intensos e inteligentes. En 2010 estuvo nominada al Oscar como Mejor actriz de reparto por su rol en An Education de Lone Scherfig, y ha trabajado también con directores interesantes, como el particular Nicolas Winding Refn en Drive (2011) y con Steve McQueen en la controversial Shame (2011).

El joven Ed Oxenbould estuvo bajo la batuta de M. Night Shyamalan en The Visit (2015), un film con mucha exigencia actoral, a pesar de su edad. También en esta oportunidad, llevado por Dano, demostró que tiene potencial para rato.

Wildlife es una historia simple pero estremecedora y magníficamente actuada que nos presenta varios temas difíciles, como la búsqueda del sentido en la vida, el papel de la mujer en la sociedad y el drama de los matrimonios en crisis y su efecto sobre los hijos. Sin duda, un excelente primer paso de Paul Dano en el campo de la dirección.

Wildlife, este mes, por HBO Mundi.

  • Copiar Enlace

Suscríbete a HBO

No te quedes afuera. Disfruta de los contenidos del momento.

¡Quiero HBO!