Bad Boys para siempre

8/12 · Por HBO

Vuelve a disfrutar con Will Smith y Martin Lawrence en esta nueva entrega de los policías rebeldes, Bad Boys para siempre. Una película de acción y comedia para pasarlo en grande.

Bad Boys para siempre nos trae de vuelta a Will Smith

Will Smith es un tipo que cae bien. Es como aquel amigo que entra a tu casa, agarra, sin más, una manzana o una cerveza en la cocina y comienza a decir cosas graciosas, y tú te ríes.

Así es, o así parece ser Will. Esta es una de sus máscaras, su cara pública: va a partidos de básquet, se viste como un rapero (porque es rapero), se mezcla entre la gente en un partido de béisbol en un pueblito en México y saluda cuando lo reconocen, feliz de la vida. Esa simpatía le viene quizás de los tiempos de The Fresh Prince of Bel-Air, la recordada serie de televisión de los noventa. La historia del programa podría ser una metáfora con la que Smith se quedó: su personaje era un chico de barrio, sin ínfulas de nada, rapero, pícaro pero buena gente, que vivía entre millonarios. Y algo así es él: un chico sencillo que ha tenido éxito. Aunque sus orígenes, cabe decir, no son exactamente humildes. Sus padres tenían ingresos considerables y vivían en suburbio de Filadelfia con buena pinta. Él incluso pudo haber entrado a estudiar en el MIT, pues sus notas en las materias científicas eran altas. No obstante, aquel chico inquieto y creativo, prefirió la música, el rap.

Esa imagen pública de Smith le ha servido como estrategia para contrastar con sus roles en la gran pantalla. Por un lado, ha desarrollado algunos papeles dramáticos en los que suele presentarse como un hombre bondadoso que lucha contra los avatares de la vida o por la redención, tal como en la famosa The Pursuit of Happyness (2006), Seven Pounds (2008), Concussion (2015) o Collateral Beauty (2016). Desde sus inicios en el cine, Smith ha estado tras estos papeles de mayor calibre. Con Six Degrees of Separation (1993), su tercera película, se le consideró una joven promesa de la actuación. Hasta el momento, su logro más notable por esa vía dramática lo obtuvo en 2001 con el film Ali, donde interpretó a un hombre también carismático, nada más y nada menos que al campeón mundial de boxeo Muhammad Ali.

Smith ha conseguido nominaciones a los Globo de Oro y a los Oscar; hasta el momento no se ha llevado ninguno, pero allí ha estado gracias a estos filmes. Eso sí, como rapero, ha ganado una buena cantidad de premios Grammy, y también ha arrasado en un premio que se conoce como el Kids Choice Awards: allí se ha hecho de ocho galardones por The Fresh Prince of Bel-Air, Men in Black, Shark Tale, Hitch, Hancock, Men in Black y Aladdin. Sin duda, Will tiene una gran imagen que alcanza a todas las edades, a toda la familia.

De alguna manera, nunca ha dejado de ser el joven príncipe de Bel-Air, porque pareciera que a partir de allí, con esa esencia de fondo, derivan sus otros papeles, incluso los de acción. Es como si aquel muchacho flacuchento hubiera sacado músculos y se hubiese vuelto un tipo duro capaz de sortear los peligros más tenaces, tanto en el presente como en el futuro. Y es que quizás, por su buena vibra, Will merece viajar en el tiempo. Pero para ello hay que estar entrenado, y de vez en cuando, incluso, tener un poco de humor.

De allí que lo hayamos visto en filmes de acción (con ciencia ficción) y comedia tales como la serie de Hombres de negro, Hancock (2008) o Wild Wild West (1999). Por el lado de la acción ya dura y pura (donde también hay ciencia ficción) contamos en Independence Day (1996), I, Robot (2004), I Am Legend (2007), Suicide Squad (2016) o Gemini Man (2020). Por estos predios, pero siguiendo con el elemento de comedia, se encuentra la trilogía de Bad Boys.

 

Bad Boys, el lugar perfecto para la acción, la comedia y el género buddy cop

La primera cinta, Dos policías rebeldes, data de 1995 y funcionó a la perfección en la taquilla gracias a esa carga explosiva de acción, suspenso y comedia, todo encajado dentro del género buddy cop: aquel tipo de película donde dos policías trabajan juntos, a pesar de sus diferencias, con el fin de resolver un caso criminal. Por lo general son cintas de acción o de suspenso, pero también de comedia. Podemos traer acá ejemplos clásicos como Lethal Weapon con Mel Gibson y Danny Glover, Rush Hour con Jackie Chan y Chris Tucker, 48 Hrs. con Nick Nolte y Eddie Murphy o incluso Seven con Brad Pitt y Morgan Freeman, entre otros.

En este caso, la dupla la conformaron Martin Lawrence (De ladrón a policía), consagrado comediante, y Smith, un duro con carisma y, tal como se ha dicho, conocedor de la comedia. Frente al volante de esta producción se encontraba Michael Bay, un joven director de videos que se estrenaba con su primer largo de ficción. Luego Bay sería el hombre de la acción en los noventa y entrada la década del 2000: haría The Rock (1996), Armageddon (1998), Pearl Harbor (2001), entre otras. De hecho, en 2003, volvería a dirigir al consabido dúo policial en Bad Boys II.

Sin embargo, diecisiete años después, Bad Boys para siempre nos llega con otros encargados: Adil El Arbi y Bilall Fallah, dos directores belga-marroquíes que vienen haciendo buenas películas de acción europeas desde 2014. Estas son Image, Black (2015) y Patser (2018). El dúo, conocido como Adil y Bilall, logró captar la atención en los festivales europeos por mezclar en sus películas la acción y el drama de las gentes de las periferias, marginadas por su raza o su cultura. Así, por el camino de la acción y de las personas de color, llegaron a Hollywood y a Bad Boys para siempre.

Miami vuelve a ser el centro de las operaciones de los chicos, que, lógico que así sea porque el tiempo ha pasado, ahora están retirados. También parte de la acción transcurrirá en México, y el narcotráfico aparecerá de nuevo, pero esta vez el tema se centra en unas cuentas pendientes del pasado que llevarán a una venganza. Joe Pantoliano está de vuelta como el capitán Conrad Howard, y allí estarán, entre otros, Jacob Scipio, las mexicanas Kate del Castillo y Paola Núñez y el reguetonero Nicky Jam. Por cierto, Michael Bay también hace su aparición. ¡Y por supuesto, nuestros dos protagonistas, que  funcionarán de nuevo a la perfección!

Bad Boys para siempre, vuelve a disfrutar con Will Smith y Martin Lawrence. A partir de diciembre, por HBO y HBO GO.

  • Copiar Enlace