Santos Dumont, el motor y el aire

1/1 · Por HBO

Ahora por HBO la miniserie original Santos Dumont, la vida de este gran brasilero precursor de la avión que supo mezclar con su genio el motor y el aire.

Y es que el destino los hombres creativos está marcado por una serie de sucesos o aprendizajes que terminan juntándose en algún momento para producir ideas que cambian el modo de mirar la realidad.

            A finales del siglo XIX, el joven Alberto Santos Dumont conducía ya las locomotoras que tenía su padre, Henrique Dumont, en la enorme propiedad cafetalera conocida como Hacienda Arindeúva. Estaba fascinado con la mecánica de los motores; como a su padre, le gustaba la ingeniería y se metía de lleno en el mantenimiento de las máquinas de producción de café y de aquellas locomotoras que eran utilizadas para llevar las cargas cafetaleras fuera de la hacienda.

Pero también el joven Alberto había visto otras cosas que le habían llamado la atención: el vuelo de los pájaros y los globos coloridos de seda que eran liberados durante las fiestas juninas (juninas por junio, momento del solsticio de invierno en el hemisferio sur). En aquel chico que también leía a Julio Verne, se empezaban a mezclar el cielo y la tierra, el vuelo y la ingeniería, los sueños y la realidad.

            Su familia tenía recursos, y su padre pronto le entregó parte de su fortuna. Alberto, ya hombre joven, se fue a estudiar a París. Allá terminarían de fundirse en él aquellos elementos que había venido encontrándose desde su infancia y así se convertiría en  inventor. Pero no inventor de todo. Alberto Santos Dumont se dedicaría a diseñar aparatos que partirían del globo (que en aquella época aún no podía manejarse adecuadamente), los motores de explosión, pasando por los dirigibles en camino hacia el aeroplano, que fue llamado 14-bis.

Lo llamó así porque a cada nuevo invento Dumont lo llamaba Número X, es decir, Número 1, Número 2, Número 3, y así… El Número 14 fue un dirigible con motor, y Dumont lo utilizó para realizar los primeros intentos de vuelo con su primer avión, el 14-bis, que inicialmente despegaba acoplado al dirigible, y que luego, en las pruebas finales, alzaba vuelo por sus propios medios gracias al motor que se le había incorporado.

            Todavía hoy día existe una discusión en torno al primer vuelo sostenido de un aeroplano. Allí los principales oponente son los famosos hermanos Wright y Santos Dumont. La discusión es larga y compleja, pero entre las principales razones para descartar a los Wright estriba en que estos usaron raíles y catapultas en las pruebas de despegue y que en tales pruebas por lo general no había testigos o muy pocos (pues los Wright, se dice, eran muy celosos de su trabajo).

El 14-bis en cambio despegó en 1905 por sus propios medios, pero también se alega que los Wright ya en 1903 habían logrado despegues sin catapulta. Además, los partidarios de los Wright argumentan que el aeroplano de Dumont no podía girar, mientras que el de los Wright sí. El giro de artefacto, cabe destacar, era uno de los criterios de la Federación Aeronáutica Internacional (FAI) para aceptar que la nave fuese el primer aeroplano del mundo. Por igual, entre esos requerimientos, el artefacto debía despegar por sus propios medios, cosa que aparentemente, y tal como se ha dicho, no ocurrió con los Wright.

            Más allá de la discusión sobre el primero, lo importante es que Alberto Santos Dumont fue un líder, un pionero de la aviación en el mundo y, sobre todo, en Europa; un hombre de vital importancia para la historia moderna.

            A partir de noviembre disfruta por HBO y HBO GO de la miniserie Santos Dumont.

Ambientada entre Francia y Brasil a fines del siglo XIX y comienzos del XX, esta coproducción de Pindorama (famosa por haber producido Fonte da Juventude, el documental de 2017 sobre los malos hábitos alimenticios en Brasil), nos presenta en seis capítulos de una hora un maravilloso recorrido por la vida de Alberto Santos Dumont, con toda su pasión por el vuelo y los motores desde su niñez, pasando por los años de París y los enemigos que se hizo por atreverse a soñar a con las alturas siendo un extranjero, un brasilero.

La dirección la comparten de manera simultánea Fernando Acquarone y Estevão Ciavatta, ambos socios fundadores de Pindorama. Acquarone es productor, director y editor. Estevão, además de dirigir, también es guionista (en este caso no de Santos Dumont) y productor, y ha trabajado en excelentes programas de televisión brasileros.

Santos Dumont ahora por HBO y HBO GO.

           

           

      

  • Copiar Enlace

Suscríbete a HBO

No te quedes afuera. Disfruta de los contenidos del momento.

¡Quiero HBO!